domingo, 5 de diciembre de 2010

104. APRENDIENDO

Suele decirse que "el ser humano es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra". Yo no puedo asegurar que seamos los únicos, pero sí estoy en condiciones de afirmar que soy capaz de tropezar una y mil veces con el mismo obstáculo.

La pena es que esas piedras suelen ser personas. Si yo tropiezo con un objeto, lo aparto y se acabó el problema. Sin embargo, cuando hay alguien en tu vida que viene y va según le convenga, ¿qué puedes hacer?

Yo he tenido la desgracia de conocer a muy pocas personas que valgan la pena. Por eso me he visto presionada a rodearme de gentuza gente egoísta que sólo se preocupa de sí misma.

He pisoteado mi dignidad y he dejado que la pisotearan a cambio de poder compartir mi tiempo con alguien, con tal de no quedarme sola dando vueltas a los problemas que se me amontonan. Pero, como en algún juego de cartas, me planto: mejor sola que mal acompañada.

¿Y por qué? Pues, sencillamente, porque cuando estoy mal acompañada sigo estando sola. La diferencia es que, en esa situación, hay alguien que me está sacando todo cuanto quiere. Lo cutre es que yo no saco nada a cambio.

Porque, sí, consigo deshacerme por un momento de los malos recuerdos y de los pensamientos que no me dejan dormir en paz; pero después tengo nuevos malos rollos de los que preocuparme.

Total, que esto es un bucle del que sólo se puede salir o sola (eliminando lo malo y no creando nuevos problemas) o en buena compañía (eliminando lo malo y no dejando que nos creen nuevos problemas).

En mi caso, la segunda opción es inviable; así que, tendré que conformarme con lo primero.

No pienso volver atrás, reivindicaré mis derechos y no haré favores cuando alguien escoja libremente el papel de víctima e ignorante. No. Ya no. Eso ha dejado de funcionar. Estoy harta de la gente que no mira nunca por los demás y exige favores a cambio de nada.

Este es mi golpe en la mesa y lo daré las veces que sea necesario, mientras no se rompan ni la mesa ni mis manos.

COMENTARIOS
1. Mitu. Bonito :) ¡Gracias!
2. Plinnn... Jeje, no lo sabía, pero me lo apunto :) ¡Gracias, que pases buen puente!
3. Raxelsita. ¡Muchas gracias! :)
4. Miércoles. Pues sí... y lo malo ni te cuento :) ¡Gracias!
5. Anita_Loss. Bueno... a veces es mejor que pase el tiempo ¡y lo más rápido posible! Gracias :)
6. Elementorosa. Gracias, te deseo lo mismo :) Me alegra que te haya hecho reflexionar. ¡Qué menos!
7. Diario de nuestros pensamientos. Sí, así es la gente. Qué lástima que dediquemos el tiempo a personajes así. Gracias una vez más :)

Canción: Mejor sola que mal acompañada
De: María Isabel

6 comentarios:

  1. Bien dicho y lo suscribo. ¡Ya está bien de que nos tomen el pelo!

    Saludos ;)

    ResponderEliminar
  2. muy buena publicacion :) me gusto mucho y me senti muy identificada, un beso, me seguire pasando por tu blog como siempre

    ResponderEliminar
  3. Me ha pasado algo similar (supongo que a todos, es lo que tu dices el mundo esta lleno de gent-uza).
    Un beso!

    ResponderEliminar
  4. Hay que ver cómo te entiendo. En mi blog he hablado de algo así pero directamente de una persona, una supuesta amiga, que se está pasando cuatro pueblos. Y yo, al igual que tú, prefiero estar sola que mal acompañada. O como yo digo muchas veces, mejor tener dos amigos de los buenos que 20 que no merecen la pena, son egoístas y sólo piensan en sí mismos.
    Un besazo enorme y ánimo!!

    ResponderEliminar
  5. Me encanta tu blog ♥
    ¿nos seguimos?
    http://www.elcomienzodelcambio.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  6. Yo también me he sentido como una marioneta en manos de alguien, al final pensé que era mejor, para ambas, dejarlo, porque el daño era mútuo y yo o tenia porqué estar aguantando aquello. Decidir plantarse nunca es fácil pero al final vale la pena, sino te quedas más jodida de lo que estabas.
    Muy buena publicación.
    Un abrazo ;)

    ResponderEliminar